¨LA MODA Y EL CINE¨

Jessica Blanco C.

@jessicablancoO

No hay relación más estrecha y pasional que la de la moda y el cine. Tendencias, estilos, corrientes artísticas e incluso identidades sociales han surgido a partir de la compenetración perfecta de dichas creaciones. Pero, ¿quién origina, nutre y complementa a quién?

Desde sus inicios, la moda ha tomado como inspiración a íconos influyentes dentro de la sociedad para generar colecciones que ocasionen un impacto mediático y logren consumirse de manera inmediata por la audiencia. No es secreto que la moda y el cine por lo mismo mantengan un matrimonio por conveniencia a momentos, sobre todo cuando se comercializa un producto en común. Incluso existen varios cineastas que han declarado crear películas con el objetivo de ser utilizados como comerciales donde la moda exhibe sus mejores piezas para posteriormente ser reproducidas en masa y vendidas.

A pesar de las estrategias mercadológicas – analizándolo meramente como un negocio frío y bien calculado- que se puedan implementar en el séptimo arte, el cine nos ayuda a proyectar la moda de otros tiempos haciendo que su recuerdo perdure socialmente. Es un archivo histórico dispuesto a enseñar las costumbres, tradiciones y cultura de diversos sectores y regiones a través de un lenguaje audiovisual rico y contundente. El cine se nutre de vestimentas que refuerzan el relato contado de sus personajes y construyen perfiles psicológicos difíciles de olvidar.

Por otro lado, en diversas pasarelas hemos visto desfilar a un sin fin de modelos luciendo estampados que evocan grandes películas de antaño y looks basados en figuras que marcaron generaciones. La moda implemente técnicas publicitarias para promocionar e imponer estilos de vida e identidades en el mercado actual con el fin de crear un vínculo inseparable con el cliente, deseoso de lucir de manera muy parecida a celebridades específicas y encajar dentro de un parámetro construido a base de fantasías celuloides. Sin embargo, al igual que el cine, la moda emplea variados métodos artísticos, muy aparte de los comerciales, para crear obras autenticas dignas de inmortalizarse en la pantalla grande y rendirle tributo a los mejores dentro de la industria. Por lo menos cinco adaptaciones se han filmado acerca de la vida de Chanel, biopics de Yves Saint Laurent y Cristóbal Balenciaga han sido elaborados o dramas que retoman vida de famosas personalidades como “Gia” nos han hecho recordar lo humanamente sensible que puede llegar a ser una realización.

La línea que divide a la moda del cine es tan endeble que artistas han cambiado de lienzo para demostrar lo capaces que son para engendrar ideas maravillosas en territorios ajenos. Tom Ford, por ejemplo, es uno de los diseñadores que ha trabajado como director de cine desarrollando la película “A single man” con un sello bastante distintivo. Actualmente, se celebran diferentes festivales de Fashion Film alrededor del mundo donde la moda alimenta al cine y nos obsequia un panorama amplio acerca de la realidad de su imparable conexión.

El lazo que une a estas dos artes es tan extraordinario que se pierde uno en el otro a la hora de querer descifrarse. Tal y como una pareja lo haría a la hora de amarse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: